miércoles, 6 de junio de 2007

Ocean´s eleven

¿Dónde están los políticos de Leganés? Dos semanas después del 27M parece como si se les hubiese tragado la tierra. Nadie se mueve en esta ciudad, nadie habla, nadie aparece en los medios de comunicación.
La actualidad política en la ciudad se centra en el pacto de gobierno que PSOE e IU intentan llevar a cabo. Condenados a entenderse, las posturas están, por el momento, muy pero que muy lejanas.

Los socialistas bastante tienen con no hacer mucho ruido. Tras la caída de Rafael Simancas, el Secretario de Organización del PSOE, José Blanco, llamó a filas en el día de ayer a los alcaldes socialistas del sur –y el futurible- Gómez Montoya.
No sabemos si la conversación entre Pepe y Rafa tendrá algo que ver o no, pero lo cierto es que Montoya ha convocado para esta misma tarde una reunión del futuro Grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Leganés.

Los once futuros ediles socialistas se verán las caras por primera vez. ¿Es que no se conocen? Conocerse sí, pero relación, relación, más bien poca. Ya comentábamos que en campaña sólo los afines al candidato participaron activamente en los actos electorales. Pero claro, ahora toca gobernar, y gobernar con 11. Como si de la película Ocean´s eleven se tratase, los elegidos intentarán sentar las bases –no para robar un casino de Las Vegas, como en la peli- pero sí para marcar las líneas de actuación en el Grupo municipal.

Izquierda Unida ya reunió la pasada semana al Consejo local para “analizar” los resultados electorales. Decidieron pasar página y mirar para adelante conscientes de que el electorado les ha dado un revés que alguno aún no ha digerido. Se consuelan haciéndose fuertes en su papel de `llave de un gobierno´. Por cierto, se aceptan pronósticos sobre las delegaciones que pide IU para formar parte del “gobierno de izquierdas y de progreso para la ciudad”. Las quinielas en este blog tienen mucha aceptación.

En el Partido Popular, sus cabezas visibles decidieron darse un respiro tras las elecciones para disfrutar de su amarga victoria. Guadalupe Bragado espera consignas desde Génova. Mientras, en los pasillos del Consistorio, los rumores la colocan fuera de Leganés, al servicio del partido en la Comunidad de Madrid. No me creo nada.
Cierto es que le resta sólo un peldaño para alcanzar la cima de la alcaldía, pero cuatro años más en la oposición es mucho tiempo. Habrá que esperar porque como las relaciones entre sus adversarios en las urnas sigan igual, que no descarte ser alcaldesa `ocasional´ el próximo 16 de junio.

Carlos Delgado, flamante concejal de ULEG, ha dado su número de teléfono móvil a los vecinos para facilitar sus demandas y peticiones. Algo es algo. Espero nunca les de `apagado o fuera de cobertura´. Además, ha sido la única fuerza que se ha dignado a visitar a esa madre de Leganés Norte que protagonizó una huelga de hambre en defensa de sus hijos. Eso le honra.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Iba a hacer mi apuesta sobre cuantas delegaciones pediría IU, en relación con las existentes, y quise saber como están repartidas las distintas áreas, entrando en la web del Ayuntamiento. Pues ni siquiera informan de ese dato. Sobre la composición del Ayuntamiento, sólo ponen nociones generales sobre los órganos de gobierno, y que existen concejales que se encargan de los distíntos ámbitos, como le explicarían a los niños en el colegio qué es un ayuntamiento y para qué sirve. Concretamente sobre el Ayuntamiento de Leganés, de cómo están distribuidas las competencias municipales, nada.
Aprovecho para manifestar mi queja por las deficiencias de la web municipal, porque ni siquiera informan sobre el número de delegaciones, titulares, y la dirección de las distintas dependencias.
Para hacer los pactos PSOE-IU y repartirse el poder, seguramente reestructuran las delegaciones, agrupando o segregando las actuales, así que mejor que de delegaciones habría que hablar de ámbitos o materias. Por lo que he oido, Alarico quería las competencias de Educación, Cultura y Deportes, fusionándolas en una Delegación. Emsule, sería para Calle (esto creo que no se lo discuten), pero además parece que también quiere Urbanismo, la joya de la corona que no va a soltar PSOE. Para el tercer concejal, Obras. En proporción,tendrían más competencias que cuando eran cinco concejales, pues IU pretende aprovecharse de la mayor debilidad del PSOE actual.
De todos modos, están tan ofuscados con el reparto del poder que no tienen en cuenta la sombra del tamayazo que planea sobre Leganés, pues están excluyendo del reparto a quienes pueden impedir que Montoya sea alcalde.
Parece que hasta Pepe Blanco ha tenido que darle un toque a Montoya para que se reúna con el grupo municipal socialista, recordándole que aún no es alcalde, y que lo tienen que nombrar esos señores con los que ni siquiera se habla.
Tampoco me creo que Guadalupe Bragado se vaya a la Comunidad. Ese fue un bulo que sacó el PSOE, pues incluso en la web del partido local dicen que no actúa como concejala de Leganés y se refieren a ella como la Delegada de la Comunidad de Madrid.
Todo porque actúa siguiendo pautas generales del PP regional y nacional, frente al "pepinerismo" localista y el populismo en que se afianzan Ráez y otros.

Anónimo dijo...

¿Por qué alcaldesa "ocasional"? Lo ocasional es lo sobrevenido por accidente. Si Guadalupe Bragado llega a ser alcaldesa es por encabezar la lista más votada, que es la solución prevista en la Ley Electoral cuando ningún candidato consigue la mayoría absoluta de los votos de los concejales.
Es decir, se impone la solución más lógica y natural, por ser la más ajustada a la votación popular, cuando han fallado las componendas post-electorales de los dirigentes de los partidos(en los supuestos de mayorías simples, claro).
Acepto que se pueda decir 'ocasional' en términos estadísticos, porque sería insólito que PSOE-IU no llegasen a acuerdos, tratándose de partidos que siempre han pactado.

Angel dijo...

Estarán negociando... a ver cómo consiguen un reparto del 'pastel' que convezca a todos...

Malo será si logra convencer a todos, porque eso significará que habrá cedido en mucho para contentarles...

Malo si no logra convencerles, porque eso significará que o bien se repiten las elecciones municipales, o tendremos una legislatura movidita donde todo serán zancadillas... y como siempre, perdiendo los ciudadanos.

¿Tendrá que recurrir Montoya a llamar a Uleg para que le de su apoyo y poder gobernar?...

Buff... a un tal Anticristo le podría dar un síncope después de todo lo que ha soltado sobre Uleg...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

¿Por qué no va a aguantar Guadalupe Bragado cuatro años más en la oposición? El clima de crispación que tuvo con Ráez difícilmente se va a repetir con Montoya, y tiene una experiencia de la que carecía en la anterior legislatura, así que el horizonte no es tan malo, teniendo como tiene posibilidades de ganar las próximas elecciones. En cualquier carrera política lo normal es estar ocho y más años en la oposición. Gallardón, por ejemplo, estuvo doce años en la oposición antes de tocar poder y Esperanza Aguirre creo que más o menos el mismo tiempo.
Pienso que los comentarios sobre la deserción de Guadalupe Bragado responden más a deseos ajenos que a planes de la propia interesada, pues hay mucha gente esperando ocupar su lugar.

j. dijo...

Las cosas andan tan revueltas en el PSOE que son ya muchos los rumores que ven un posible "tamayazo" versión Leganés. Aunque yo no voté ni a Montoya ni a Calle, espero que esto no suceda para que tengamos cuatro años con la mayor estabilidad posible.
Respecto a Bragado, aunque ciertamente 4 años son muchos, ella es joven y seguirá en Leganés, al menos hasta las generales de ¿otoño?
Lo de Delgado es para quitarse el sombrero: en 10 días ha dejado en evidencia al resto de candidatos, tanto en el asunto de la "ciudadana en apuros" como con lo de facilitar su teléfono personal. Por cierto, si alguna vez está fuera de cobertura no es extraño, lo he visto coger el tren en Leganés Central y me lo he encontrado una vez en Madrid en el Metro. Desde luego, cercanía a los ciudadanos no le falta. Por cierto, Gasco, ¿qué hay de esa entrevista que le ibas a hacer?

El embargao dijo...

Hola:
Menuda diferencia entre el comportamiento de C. Delgado y el resto de los concejales.
Deben de seguir asçi. Seguro que dentro de cuatro años, vuelven a darnos la sorpresa.
Me uno a la petición para que se entrevista al concejal de Uleg.
Saludos

Anónimo dijo...

Ángel, el problema del reparto es que para contentar a IU y que firme el pacto, Montoya tiene que excluir a los concejales socialistas de otras corrientes, o darles una insignificancia. Y si excluye a sus compañeros, puede haber tamayazo.
Apuesto que le van a dar a IU prácticamente lo que pida, y a los socialistas disidentes les ofrecerán más de lo que tienen intención de darles, para asegurarse que el 16 de junio voten a Montoya. Después, Montoya hará los nombramientos que más le convengan, y si tiene que traicionar a alguien, será a sus compañeros socialistas de la corriente de Llorente. A los socialistas traicionados no les quedará otra que formar grupo mixto, y quizá puedan llegar a acuerdos con la oposición para plantear una moción de censura contra Montoya.
Este es el panorama que se presenta, así que a los que dicen que los pactos con IU garantizan un gobierno estable para la legislatura, yo les diría que de estabilidad, nada, porque Montoya gobernará con la mayor parte del PSOE en contra, como su antecesor. No es muy distinto a Ráez, así que para consolidarse en el poder, procurará mantener
a raya al PSOE, sin devolver a la militancia la democracia interna,y seguirá en permanente estado de excepción.
Con equipos de gobierno basados en el autoritarismo, la mentira y la traición no se va a ninguna parte.

Anónimo dijo...

Desconozco el criterio utilizado para formar la Comisión Gestora del PSM, pero uno de los miembros es Montoya.
Sólo falta que después de escalar puestos en el PSM el día 16 se quede sin la alcaldía.

Anónimo dijo...

Montaya no escala, no es su deporte, a él le gusta más las bicicletas.que mono con su bici, como verano azul y Simancas al lado, que imagen, grabada que la tengo. Fue una premonición... la leche que se dio contra la parada de autobus ya se lo dijo... Simancas, SImancas... que te la vas a pegar! Montoya se le quedó mirando y pensó : yo no sigo a ver si me la voy a meter yo tambien. Así de paraito es el Monto. El que monta... la bici.