lunes, 4 de junio de 2007

El PSOE está que arde

El Partido Socialista de Leganés vive una situación de calma tensa. La dimisión del hasta hoy Secretario general de los socialistas madrileños, Rafael Simancas, ha colocado al partido en nuestra ciudad en una situación delicada. Recuerden que Simancas fue el principal valedor del candidato del PSOE en Leganés, Rafael Gómez Montoya.

Es cierto que los resultados del Gómez Montoya en Leganés no han sido buenos, pero no lo es menos que no se parecen ni por asomo al tremendo batacazo de la candidatura del PSOE a la Asamblea de Madrid. Aún así, el fracaso de Simancas le ha dado de lleno a Gómez Montoya.

Recuerden que `los rafaeles´ se han dedicado buena parte de la campaña electoral a dar paseos `juntitos´por Leganés –bicicleta incluida-, o incluso rememoraron el exitoso programa de televisión “Tengo una pregunta para usted”, en un centro cívico de la localidad.
Ahora nos preguntamos si Rafael Simancas y Rafael Gómez eran lo mismo o son sólo amigos.

La pasada semana un sector de los socialistas leganenses reclamó –en palabras de Santiago Llorente, número 6 del PSOE y actual concejal de Personal- “la celebración de una asamblea en la que analizar el eventual pacto con Izquierda Unida”. De lo contrario –explicaron- “acabaremos en una guerra fraticida que durará cuatro años". Si esto no es una declaración de intenciones...

De momento, Montoya sigue enclaustrado con sus fieles colaboradores, preparando las reuniones con la dirección de Izquierda Unida de Leganés a fin de repartirse el equipo de gobierno local. Por ahora, tras dos reuniones disputadas, el resultado es empate a cero.

Los mentideros de Leganés dicen que el PSOE local tiene bastante prisa en cerrar el acuerdo con IU antes de que sus problemas vayan a más. No es de extrañar. Esto puede estallar en cualquier momento y pillar a más de uno sin sillón. En cambio, otros comentan que Rafael Gómez Montoya es un buen estratega en este tipo de `batallas´ y le gusta esperar a última para contraatacar.

El 16 de junio habrá veredicto.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Van a ser cuatro años con el cuchillo entre los dientes. Tanto PSOE como IU saben que casi seguro que es la última legislatura que gobiernan, ya que PP y Uleg vienen pegando fuerte.

Al repartir la tarta vendrá la torta. Puede que aguanten el 16 y no haya tamayada, pero huele a que a mitad de legislatura hay un par de concejales que se pasan al gurpo mixto y tenemos a LEganés en la tele unos cuantos días por escándalo político.

Es la herencia que deja Ráez y la que ha cultivado Calle con sus aires de grandezas de nuevo rico. Si lo hubieran hecho sólo regular en Leganés manda la "izquierda" cien años. Se lo tienen merecido, aunque me duela

Anónimo dijo...

Por muy buen estratega que consideren a Montoya, tiene que darle una respuesta satisfactoria a las expectativas de todo el mundo en el reparto del poder. Montoya no puede ir dejando agraviados por el camino, porque pueden cobrarle el precio el día 16 de junio.
Confiar en que los excluidos se van a conformar y van a cargar con toda la responsabilidad, para que no salte por los aires el PSOE local, es minusvalorar a toda una agrupación a la que llevan humillando muchos años, primero Ráez y ahora Montoya. Los disidentes saben que si toleran el ninguneo, se escapa su última oportunidad.
A lo mejor, impidiendo la llegada de Montoya a la alcaldía tienen más oportunidades que encumbrando a quien los ignora olímpicamente.

Anónimo dijo...

Si no hay sorpresas el 16 de junio, algún concejal socialista formará grupo mixto y a mitad de legislatura tenemos una moción de censura contra Montoya.

Anónimo dijo...

Montoya se está empleando a fondo en la batalla de los pactos con IU, olvidándose de la batalla primera y principal, que es la que tiene que librar en su propio partido.
No está demostrando ser tan buen estratega, porque está empezando la casa por el tejado. Antes de pactar con IU tendría que consolidar su posición dentro del PSOE, buscando el consenso con todas las corrientes.
Aquí el problema no es el resultado electoral, sino el antidemocrático nombramiento del candidato y la supresión de los derechos de los militantes para imponerlo. Aunque Montoya prefiera olvidar lo anómalo de su nombramiento, tendría que pensar que la militancia socialista no lo olvida tan fácilmente.

Nomasengaños dijo...

¿Montoya es un buen estratega?Lo dudo . Mas bien parece que siempre ha estado mano con mano con el otro Rafael. Desaparecido Simancas, Montoya lo tiene muy oscuro. Tiene que repartir el poder entre IU y la oposición interna.. Me parecen muchos comensales para tan poca tarta.
Saludos.

Anónimo dijo...

Ahora que se van conociendo más detalles de la dimisión de Simancas, veo más negro el porvenir de Montoya, pues está siguiendo la misma táctica del otro Rafa.
Simancas no decidió personalmente su retirada, como declaró; lo dimitió Zapatero, para evitar lo que algunos medios llaman "un golpe de mano" para nombrar a los suyos, cuando ya arreciaban las voces del sector "guerrista" o "acostista" pidiendo la dimisión inmediata de Simancas.
En Leganés también Montoya va a toda pastilla colocando a los suyos e intentando cerrar los pactos con IU; en esto, se ve que hay una estrategia paralela a la de Simancas (o muy similar).
Ahora, ya defenestrado Simancas, y habiendo ganado posiciones el sector acostista en Madrid, pienso que los disidentes acostistas de Leganés no se van a quedar de brazos cruzados, viendo como Montoya reparte la tarta entre los suyos e IU. Calculo que no van a tardar ni una semana en lanzarse al asalto los acostistas que lidera Santiago Llorente, antes de que los de Montoya cierren el pacto PSOE-IU.
El panorama político local puede variar de un día para otro en el PSOE.

Anónimo dijo...

Si hubiera Tamayazo por parte de algún miembro del Grupo de Llorente, apaga y vámonos, eso si que sería una autentica cobardía y puñalada trapera.
Que hubiera renunciado en su día al carnet de su partido ó que no hubiera aceptado su puesto en lista, (lo que pasa es que no le dan curro en otro sitio), además, no pueden esperar menos después de lo que los llorente y compañía hicieron en 2003, lo sabeis?..., pues os lo cuento:
1) Al día siguiente de las elecciones, Golpe de estado y puñalada a su padrino político (Raez)
2) En la confección de las listas, ningunearon a los del grupo de Montoya al más puro estilo PP de los Zaplana y Acebes
Con estos antecedentes cualquier cosa se espera de ellos, pero si pasa, cuanto ántes mejor, ya que la expulsión del PSOE será automática..., y en 2011 que se presenten como independientes, con el plato estrella de la ECOTASA en su programa (Todos saben que fué Llorente el que se la inventó).
En mi opinión, ese sector sólo busca poder, no tienen ideas Socialistas ni de Izquierdas.
Por último, habría que ver cuántos votos válidos tienen en la agrupación, desde luego no son todos los que dicen, ni siquiera el 60% de los votos que dicen tener.

Anónimo dijo...

Pese a que la prensa local dice que los pactos PSOE-IU se desarrollan con normalidad, junto a esa noticia siguen apareciendo avisos de Santiago Llorente exigiendo tratar los resultados electorales y los pactos en una asamblea.
Las huidas hacia adelante de Montoya (no se puede calificar de otro modo su empeño en negociar los pactos ignorando a la agrupación local) no pueden traer nada bueno.
Montoya sigue a Simancas en la aplicación de la táctica de los "hechos consumados", pero también tendría que fijarse en el desenlace que ha tenido para Simancas la política del pacto de "mesa camilla" eliminando el debate de la militancia.

Anónimo dijo...

Por lo que se está diciendo, hay varias "vendettas" pendientes entrecruzadas, por odios antiguos ya enquistados: de Montoya hacia el sector liderado por Llorente por el golpe frustrado de 2003, y de Llorente hacia Montoya por haberles incluido en la lista electoral, con el fin de aplazar el estallido de la crisis hasta después de las elecciones, pero excluyéndolos definitivamente del reparto de poder (se puede decir que es un engaño en toda regla).
Así las cosas, puede decirse que el pacto de legislatura PSOE-IU está asentado en un campo de minas que pueden explotar en cadena.
Aquí todo se puede justificar. La exclusión de los disidentes, porque dicen que únicamente ambicionan poder; y la toma del poder de Montoya, porque, según él, defiende ideas y los otros no. ¡Toma ya!
Después de tanta traición anunciada, esperemos que, si se produce el tamayazo, en esta ocasión Montoya no nos venga con teorías de la conspiración, con tramas de ladrilleros orquestadas para arrebatarle el poder a un equipo de izquierdas y de progreso para entregárselo a la derecha. Después de lo que ha llovido, ya no cuelan esas películas de terror; si hay tamayazo, se lo ha buscado Montoya a pulso.
Me imagino cómo tienen que estar los partidarios de Llorente. Negocian la lista electoral, procurando estar en puestos de salida, aspirando a varias Delegaciones, para que ahora les digan que de lo dicho nada, que todo se hizo con el fin de que estuvieran callados y arrimasen el hombro en la campaña electoral, pero el poder es para los amigos de Montoya.

Anónimo dijo...

Montoya ha llegado a candidato por el PSOE gracias a lo que puede definirse como un estado de excepción, para lo cual se suspendieron todos los derechos de los militantes y el funcionamiento de los órganos del partido, sustituidos por una Comisión gestora.
Ni un candidato designado antidemocráticamente ni tampoco el equipo de gobierno que nombre pueden garantizar la necesaria estabilidad para gobernar esta ciudad los próximos cuatro años, pues cuando el PSOE recupere las libertades suprimidas por Ráez, la principal ocupación va a ser la revancha y el desquite por los agravios sufridos por unos y otros.
De cara al futuro, posiblemente el mejor servicio que los disidentes pueden hacer por la ciudad es impedir que el día 16 de junio Montoya sea nombrado alcalde, y que se cumplan las previsiones legales de que gobierne el partido de la lista más votada. Por lo menos el PP es un partido cohesionado, sin tensiones internas actualmente, y en condiciones de ofrecer mayor estabilidad para gobernar que el PSOE.
A lo mejor, hay que empezar a considerar el tamayazo como la mejor opción para Leganés. Y seguro que también sería bueno para el PSOE local, pues ya se ha comprobado que los socialistas sólo ven la necesidad de renovación después de una catástrofe como la producida en Madrid.

Anónimo dijo...

Si Montoya accedió a incluir en la lista electoral a los del grupo de Llorente sólo para mantenerlos en silencio y alcanzar el poder, pero no tiene intención de compartirlo, me parece justo que le monten el "tamayazo" y que le impidan llegar a la alcaldía.
No sé, pero llevan unos días callados los de Llorente. No van a ganar nada aplazando la solución de los conflictos, así que puede que esten planeando cortar por lo sano el día 16 de junio.
Es la única forma de combatir las tiranías de las designaciones a dedo.

Lola dijo...

Desprestigio de una ideología

Asistimos al desmoronamiento de la izquierda, aunque los nostálgicos continúen votando a unos colores y a unos símbolos que ya prácticamente están vacíos. En los comportamientos humanos hay componentes sentimentales y de pretendidas fidelidades,así como resistencia a reconocer que se ha errado. Por eso la masa votante de la izquierda aún sigue votando. No obstante, la formación (cuando no está manipulada) y la inteligencia (siempre y cuando no se favorezca narcotizarla) van logrando que ideas del mundo más ecológicas y naturales, menos dictatoriales y menos de "plan quinquenal" vayan triunfando. Por suerte el siglo XX ya se ha acabado, aunque sus momias aún estén medio enterradas y estorbando.

En Leganés hay una gestión de más de 20 años que puede verse y sufrirse. También puede compararse con otros pueblos similares en los que otros gestionan.... y roban menos.

El votante ha hablado y las alianzas postelectorales se perpetrarán en breve, como de costumbre, para prostituir las intenciones de la mayoría.

¿de verdad le extraña a alguien que haya disidentes en las filas del PSOE?

A mí, no. Siempre hay algún digno (o debería) que se ha dejado seducir por las filas de estos subvencionadores de votos... que gracias a Dios, de pronto abre los ojos.


Lola Montoro
www.lasromerias.com

Anónimo dijo...

La última mamarrachada es que Raúl Calle ha pedido a Montoya la alcaldía compartida, dos años uno y dos años otros.
Estoy deseando que llegue 2011, vaya galleta que se van a dar...

Anónimo dijo...

¿Es cierto que Raúl Calle ahora apunta a lo más alto? O sea, que después de perder un 40% de votos, no se conforma con que le asignen Emsule y dos o tres Concejales-Delegados (Obras, Urbanismo, Educación y Cultura), sino que además quiere ser alcalde. Como sabe que es su última legislatura en el Ayuntamiento, seguramente quiere dejar resuelto su futuro económicamente, o iniciarse en el ladrillo sin problemas financieros. No se entiende de otro modo esa ambición desaforada.
Cada vez está más claro que los disidentes del PSOE, en un ejercicio de responsabilidad política, deben impedir que Montoya y Calle formen gobierno, de modo que faciliten el acceso a la alcaldía a la persona que encabeza la lista más votada, pues ese es el auténtico sentir de los ciudadanos, y no el resultado de pactos post-electorales de los dirigentes de los partidos en función de sus intereses particulares.
Los disidentes socialistas que le planten cara a Montoya, no deben temer a las represalias, pues es el mejor servicio que le pueden hacer al pueblo de Leganés, y tendrán el apoyo y reconocimiento de la mayoría de los ciudadanos.

Anónimo dijo...

Una de análisis.

Elecciones Municipales en Leganés.

PP obtiene 12 concejales, 39.283 votos y un 39,42% de votantes.
• Aumenta 646 votos que supone un 4,08%.
PSOE obtiene 11 concejales, 35.213 votos y un 38,25% de votantes.
• Aumenta 420 votos que supone un 1,80%
IU obtiene 3 concejales, 11.920 votos y un 12, 95% de votantes.
• Es la única formación política que pierde votos y de forma estrepitosa. Pierde 4.009 votos, mas del 26% de los votantes del 2003, y un 3,74%.
• Ha pasado del 16,69 al 12,95% del electorado.
• Hay que remontarse al año 1987, la primera vez que se presenta Izquierda Unida a las municipales para encontrar un resultado similar.
• Contrasta esta bajada con la leve subida en la autonómica.
ULEG obtiene 1 concejal, 5.422 votos y un 5,89% de votantes.
• Aumenta en 3.775 votos que supone un 4,13%.
• Este partido irrumpe en el ayuntamiento y es la primera vez en la historia de la democracia que en el ayuntamiento hay un partido independiente.

Elecciones a la Comunidad de Madrid en Leganés.

PP obtiene 37.793 votos y un 41,18% de votantes.
• Esperanza Aguirre obtiene 1.510 votos más y un 1,76% que su candidata local.
PSOE obtiene 39.131 votos y un 42,64% de votantes.
• Rafael Simancas obtiene 3.918 votos más y un 4,49% que su candidato local.
IU obtiene 9.652 votos y un 10,52% de votantes.
• Inés Sabanes obtiene 2.268 votos menos y un 2,43% que su candidato local. Aunque aumenta de votos y en porcentaje respecto a las mismas elecciones en el 2003 (589 votos y un 0.21%).
• En IU es tradicional en Leganés que el candidato local obtenga más votos que el autonómico.
UPL (ULEG) obtiene 1.050 votos y un 1,14%.

Angel dijo...

Lo que nos faltaba... la Alcaldía compartida... será una broma... ¿verdad?...

Parece un intento a la desesperada de Calle por contentar a los que le han dado la espalda y los críticos...

Una forma de decirles... '¡eh! hemos logrado la alcaldía, no lo hemos hecho tan mal'.

De todas formas, no veo tan buen negociante a Montoya como para lidiar con las exigencias de Calle, que sabe que le tiene bien cogido, y las internas...