lunes, 16 de septiembre de 2019

Manos arriba



La forma de hacer política en Leganés siempre nos tiene reservado algún nuevo disparate. Da igual si el equipo de Gobierno local gobierna en mayoría absoluta o apenas se sostiene con seis concejales de su grupo mayoritario.
En esta ocasión, cuando la lógica aritmética hacía imposible que algún candidato distinto al del Grupo municipal socialista (lista más votada en las elecciones de mayo) sumaran 14 votos en el Pleno de investidura, las huestes pepineras nos sorprendían con un apoyo imprevisible –también impredecible- de las tres `manos alzadas´ del Grupo municipal Ciudadanos.
El apoyo gratuito quedaba inmortalizado en un gesto tan innecesario como consecuente. Y es que está de moda en nuestra ciudad hablar de devolución de favores a un Partido que dio un `SÍ sin pedir nada a cambio, o quizá con su acto evidenció estar pidiéndolo todo.
El asunto es que Ciudadanos asumirá la Gerencia de las dos empresas públicas del Ayuntamiento de Leganés. “Quieren el ladrillo y la comunicación” se escucha en los pasillos de La Roca, y no está mal pegado el tiro. El teatrillo de la búsqueda de candidatos coloca en el despacho de la cuarta planta del edifico de Plaza del Salvador a uno de los hombres fuertes de Ciudadanos en la zona sur, y sienta en la dirección de LGMedios al número seis de la lista con la que el partido naranja concurrió a las elecciones municipales en Leganés.
Todo ello sin pacto de investidura y mucho menos acuerdo programático. Ajeno a la opinión pública y de espaldas a sus votantes. Sin luz y nada de taquígrafos. Una vez más, las formas dicen mucho más que el fondo.
El futuro es prometedor, al menos en EMSULE. El pacto ha tomado aún más consistencia esta semana gracias a una nota de prensa del Ayuntamiento donde advertían de que “EMSULE construirá viviendas públicas en Leganés, el 50 por ciento de ellas en régimen de alquiler, para favorecer el acceso a una vivienda a jóvenes, mayores y personas con especial dificultad”. Excelente noticia, sobre todo para los trabajadores de la empresa municipal del suelo que llevan un par de años viéndolas pasar. 
Había que publicarla sí o sí y participar de este show político, ladrillero y mediático que seguiremos con inusitada expectación, sin perder de vista a todo aquel que participe en la fiesta.
Uno tiene la sensación que lo de LGMedios es una tapadera para que no cante lo otro, pero llegados a este punto lo mismo me da, que me da lo mismo. El Gobierno local (PSOE-Más Madrid Leganemos) cree contar con el apoyo naranja para los próximos cuatro años, y eso concede tranquilidad y lozanía al primer edil y sus muchach@s. Veremos…

jueves, 30 de mayo de 2019

La izquierda vuelve


-->
Leganés vuelve a ser de izquierdas. El cinturón rojo de la zona sur madrileña regresa casi 20 años después y, recordando viejos tiempos, elige obligatoriamente esta gran ciudad como uno de sus bastiones más representativos. Vaya por delante mi felicitación.

El Partido Socialista local ha tendido la mano históricamente a Partido Comunista o Izquierda Unida para sumar fuerzas en gobiernos progresistas. 

Por necesidad aritmética o no, PSOE e IU siempre estuvieron condenados a entenderse y, salvo el fallido intento de gobierno de 2007 -que derivó en la investidura de la Popular Guadalupe Bragado y la posterior moción de censura- la relación entre fuerzas de izquierda siempre acabó en suma de ediles.
Ahora, la situación política y administrativa es bien distinta. El PSOE ha obtenido diez concejales, un resultado que ha sorprendido a las propias huestes socialistas que contaban con no más de 8 sillones en las cábalas más optimistas. Y ahora... ¿qué?.
La experiencia de la última legislatura le susurra al oído al alcalde, Santiago Llorente, la dulce posibilidad de formar un ejecutivo con una decena de ediles. ¡Qué montón!. Y es que, si han sido capaces de sobrevivir a una intrépida legilatura con 6 más 1, imagínense de lo que serán capaces con esta terna de guerrer@s.
Dicho sea de paso, su equipo no es para tirar cohetes. Al menos en lo que a experiencia política y de gestión se refiere. Aquí me paro porque luego se me enfadan… y no es plan que esto no ha hecho ni comenzar.

Entretanto, el alcalde mira a su izquierda y lo que ve le interesa poco o nada, porque aquí no hay sitio para tanta gente. La relación con Podemos ( tres concejales) es nula y con Más Madrid Leganemos (dos ediles) hay buen rollito, pero hasta ahí.

Fran Muñoz ya le ya le ha dicho a Santiago Llorente `by phone´ y a través de nota de prensa que quieren ser y estar. ¡Vaya prisas! han pensado en la cola de socialistas esperando puesto y cargo.

El caso es que fuentes próximas a Leganemos me cuentan que les seduce el empleo y la vivienda… ¡Vamos ya!.  A todos nos da por lo mismo: Pedimos a lo grande porque “jugador de chica, perdedor de mus”.

Con estos mimbres, todo apunta a que la negociación va a ser perder el tiempo y poco más. Espero equivocarme, pero no veo a nadie ajeno a la Calle El Charco en un futuro gobierno local.

Enfrente, el Partido Popular buscará recomponerse de otro duro golpe, recabando entre sus fichas gente joven capaz de recomponer los restos del naufragio junto a Miguel Ángel Recuenco.

Por su parte, ULEG enarbolará (¿otra vez?) la bandera de principal partido de la oposición, para hacer frente a un PSOE al que odian en lo personal y detestan en lo político. Los de Carlos Delgado estan tocados pero sus 15.000 votos les obliga y legitima a regenerarse, ya sea en personas o ideas.

Ciudadanos, a lo suyo. Sin estar suman, pero su opción de ser llave para alcanzar acuerdos se ha quedado en nada… y  tampoco les preocupa.

Entró Vox, con menos de lo que esperaban y ahora su única concejala tiene un ojo puesto en la Asamblea de Madrid. La Roca será para ella un mal menor. Veremos.

Un placer contarles cosas de nuevo.

martes, 23 de octubre de 2018

Guerra Petrolera (II)


Anda la clase política y funcionarial del Ayuntamiento de Leganés más que preocupada ante la información adelantada ayer por Leganés AlDía sobre la apertura de diligencias previas por parte del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Leganés en el caso de las gasolineras.

Y digo que andan con las mosca detrás de la oreja porque el asunto no huele nada bien, una vez que el juez ha decidido, cuanto menos, revisar buena parte de la documentación relativa a un asunto que sigue enquistado después de ocho años.

Un tiempo que la empresa denunciante, Leganés La Ballena S.L., entiende como perdido y que la ha provocado cuantiosas pérdidas económicas. 

Culpan a buena parte de los denunciados de “poner palos en las ruedas” y entorpecer una actividad económica que en otros municipios desarrollan con total normalidad, y que en Leganés ha sido vetada en base un plan Director ancestral, contrario a la libre competencia y que, por lo tanto, daña el bolsillo del consumidor y beneficia a cierto sector empresarial.

Moratorias, paralizaciones de licencias en trámite, enmiendas a puntos del Pleno municipal, convenios caducados e incumplidos, una comisión de trabajo insustancial y una ordenanza municipal repleta de alegaciones y recurrida en los tribunales han sembrado de dudas la concesión de licencias de estaciones de servicio, sin que nadie haya querido o sabido afrontar el asunto con garantías.

En cualquier caso, paradojas del destino, nada debiera preocupar a quien entiende su trabajo por correcto y ajustado a la legislación vigente teniendo en cuenta, además, que la denuncia tiene mucho de vendetta personal, o al menos eso nos parece. En su derecho están, solo faltaría.

En acalde de Leganés, Santiago Llorente, que podría entender este asunto como heredado, ya ha señalado al respecto que “nosotros lo que queremos es cumplir la ley a rajatabla”. Pues sí, parece que en eso está el juez.

sábado, 14 de enero de 2017

Viaje a ninguna parte

Leganés camina sin rumbo hacia un viaje que no le lleva a ningún lado, motivado en gran parte por la tremenda incapacidad de sus gestores políticos.

Con la excepción del concejal de Cultura y Festejos, Luis Martín de la Sierra, que camina derechito al juzgado con una cara de “investigado” que asusta, el resto no saben y desconocemos hacia dónde nos dirigimos.

Sin ordenanzas fiscales, sin Presupuestos municipales, sin proyecto de ciudad… la vida pasa porque sí y el Ayuntamiento subsiste medianamente engrasado por la maquinaria administrativa que lo sostiene.

A esta fiesta ha sido invitado recientemente el Club Deportivo Leganés, que asiste con asombro a un episodio más del desgobierno pepinero. ¡Bienvenidos al esperpento político!. Aunque claro, en este caso, las penas con pan son menos.

Y es que lo que debiera ser un acuerdo beneficioso para los vecinos y para el club más representativo de la ciudad, se transforma en un conflicto mediático-político-vecinal que podría quedarse en nada, pero que apunta a que va a destrozarlo todo.

La cuestión no es el fondo, sino la forma. Si podemos hacerlo mal… ¿Para qué vamos a hacerlo bien?. Va en el ADN político local llegar a acuerdos de tapadillo, no informar a los vecinos y luego sorprendernos por lo "malos" que son los de la oposición, que firman una cosa y luego hacen la contraria. Y así una tras otra, y venga días y venga meses hasta llegar a 2019.

Porque no se engañen, aquí quien más y quien menos anda colocándose para prolongar su generosa nómina hasta 2023. comenzando por los que ocupan La Roca. Desde la atalaya de granito se mira más a El Charco que a los problemas reales de los vecinos... y así les va. Esta es la triste realidad de los 27 concejales que nos representan.

El resto proseguimos en este viaje a ninguna parte, asistiendo a un deterioro generalizado de la ciudad: comenzando por las instalaciones y terminando por unos medios de comunicación que cada vez comunicamos menos y lloramos más.

Nos vemos en Butarque.

sábado, 22 de octubre de 2016

La Roca o el Callejón del Gato

La coyuntura política en el Ayuntamiento de Leganés ha alcanzado la histeria colectiva. Los Grupos municipales son incapaces de discernir el fervor del debate político con las batallas personales, y trasladan al salón de Plenos –sesión tras sesión- su escaso talante protagonizando mensualmente un lamentable espectáculo.

Los 27 concejales han secuestrado la democracia leganense para su uso personal y chabacano. La Roca es un frió callejón del gato, donde los ediles aparecen reflejados en un espejo que les transforma en puro esperpento político.

Y claro, el mayor responsable del circo mediático que provoca tal situación es su alcalde presidente, impotente ante tal dislate. En ocasiones, incluso parece como si echase gasolina al fuego para acabar el partido “a puerta cerrada”.  

Vaya por delante que no lo tiene nada fácil. Con un equipo de Gobierno de categoría regional, los
rivales le llegan en oleadas y él apenas tiene tiempo para despejar balones.

Contragolpes de la oposición que son claramente liderados por Unión por Leganés (ULEG). El partido de Carlos Delgado tripite la estrategia política que tan buenos frutos le ha dado en anteriores legislaturas.  Y claro, el gobernante de turno, enajenado por la maldición de la roca, acaba por hacerle internacional utilizando armas mitológicas, que se le volverán en contra.

Poco más que añadir en una oposición atomizada, con Leganemos destrozado y sus concejales (los que se quedan y los expulsados) con los ojos inyectados en sangre, lo que augura aún más conflictos internos y personales: “Esto no va a quedar así”, susurran los pasillos de Las Dehesillas.

El Partido Popular sigue a lo suyo, sumido en una inquietante tibieza en su discurso. Y es que una cosa es la oposición responsable y otra echar una sabanita a Llorente para que no coja frío.

Nuestra nación tendrá Gobierno del PP en breve, y los populares leganenses creen que la inercia les colocará en la “pole position” para las próximas municipales. La estrategia no es mala, pero cuidado porque pueden morir de aburrimiento.

Con la oposición entregada, las piezas le debieran ir encajando al alcalde de Leganés para reconducir sus dos últimos años de legislatura y no pasar a la historia como el regidor que celebraba todos los Plenos a puerta cerrada.


La ciudad está enfadada. Eso es una realidad. Pero aún queda un resquicio para no sucumbir al desaliento.  Y si no, pues siempre nos quedará el Lega.


lunes, 12 de septiembre de 2016

Cazando Pokemons

El alcalde de Leganés ya tiene “su” periódico. Por curioso que pueda parecer, crear un medio escrito municipal era una de las prioridades de nuestro alcalde, Santiago Llorente. 

Llega con más de un año de retraso y sin que sepamos el nombre de la empresa que lo llevará (ya debieran haberlo buzoneado) a su domicilio. Un contrato más “a dedo”. Suma y sigue.

65.000 ejemplares de información municipal para dar otro “zasca” a los medios de comunicación locales que siguen a diario la información municipal. “Lo queremos todo” comenta el alcalde por los bares donde ve elfútbol. Bueno, es una opinión. Lo cierto es que de nuestro “todo” a su “nada” hay un trecho plagado de trabajo e información.

La misma que les hablará este jueves en Leganés AL DÍA  de la entrada de Pokemon en el consistorio. Llegó hace diez meses y se les coló en los trabajos de reforma del pabellón Manuel Cadenas. 

Un millón de euros para una empresa salpicada en una de las mayores tramas de corrupción de la historia de nuestro país: “Operación Pokemon”. A ver quién lo caza ahora.

La obra ya va con retraso y tiene mala pinta. En la instalación apenas hay actividad de operarios con maquinaria y aún queda mucho trabajo por hacer. Los platos rotos los pagará como siempre el deporte base de la localidad que ve como este consistorio se apura en conceder una millonaria subvención para el Estadio de Butarque, pero es incapaz de reparar un cristal en La Cantera en más de cinco meses.


Mientras, yo  sigo erre que erre con los Directores Generales: hace 17 días que solicitamos por Registro su declaración de bienes pero el Secretario del Ayuntamiento “pasa” de nosotros. Soy un poco llorón, lo sé, pero al final nos va a tocar pedirlo por ahí o directamente gastarnos la pasta en el Registro de la Propiedad. Y visto lo visto no estamos para dispendios.

Me dice un amigo que lo primero que debiéramos publicar son las propiedades del Secretario, a ver si así espabila. Es una opción. 

Hablando de inmuebles también les informaremos de uno que está, pero que no existe oficialmente. Y es que un edil asegura tener una vivienda en propiedad aunque no hay rastro de ella en los dos Registros de Leganés. Cosas de herencias, digo yo, pero en pleno siglo XXI andar así...


Por suerte la Feria de la Tapa ha amenizado el fin de semana en la ciudad. El buen tiempo y la destreza de los hosteleros ha fomentado sus negocios y creemos que también sus cajas. Un evento que padeció un proceso de contratación… de feria. Muy propio.

domingo, 28 de agosto de 2016

Pan y fútbol

Pregunta.- ¿Dónde vio el histórico Celta-Leganés?
Respuesta.-  Ahora estoy de vacaciones, así que lo vi en un bar.

La respuesta de Santiago Llorente, alcalde de Leganés, al diario deportivo AS es tan sincera como elocuente. Es el espejo de un triste Gobierno local, que se ha encontrado por el camino el ascenso del equipo de la ciudad a la Liga de las Estrellas. Y claro, la fiesta les pilla o de vacaciones o en el bar. Ambas cosas se les da bien.

Ayer era otra cosa. El Lega se estrenaba en casa y ante un rival de postín: el Atlético de Madrid. Butarque se vistió de gala para un día histórico donde todo salió bien dentro y fuera del campo. Y es para felicitarse.

El curso político comienza mañana mismo con los ecos de un presupuesto municipal bajo sospecha, declarado nulo de pleno derecho por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Si ya es triste –o quizá no- para un gobierno “progresista” gestionar la ciudad con un presupuesto del Partido Popular, lo es aún más en este caso, teniendo que defender en los tribunales lo que hace dos años denunciaste.

Un auténtico galimatías muy acorde al primer edil, Santiago Llorente, que sobrevive como malamente puede con una concejalía Delegada de Hacienda “secuestrada” y  bloqueada por su máximo adversario político (ojo a esto).

La última cacicada de nuestro alcalde es pretender ocultar la declaración de bienes de sus Directores Generales. Una documentación que hemos solicitado ya por Registro general de entrada del Ayuntamiento y que esperamos nos entregue el Secretario del Ayuntamiento en esta semana.

Decimos cacicada por dos motivos: uno porque PSOE e IUCM lo llevaban en su programa electoral y en su propuesta de acuerdo de Gobierno a ULEG y a LEGANEMOS en aras de la “transparencia”, y dos porque solo quien tiene algo que esconder se empeña en ocultar lo que es público. En cualquier caso habrá dar un tiempo prudencial antes de acudir a otras instancias o directamente publicar las notas simples del Registro de la Propiedad.

Volviendo al fútbol, curiosamente el Gobierno ha corrido muy mucho a la hora de adjudicar los dos millones y medio de euros que ha costado a los leganenses la ampliación del estadio Butarque.

Cuidado con esto porque el C.D. Leganés está muy de moda y el máximo accionista del club podría tener sobre la mesa una oferta para “vender” parte de sus acciones a un inversor chino. El “Lega” perdería la imagen de “club familiar” para convertirse en una sociedad anónima deportiva moderna donde el fútbol ya sí es un negocio. Y claro, entregar dinero público para el negocio de otros… muy progresista no es.

Más aún cuando el resto de instalaciones deportivas municipales se caen a trozos, y los demás clubes de la ciudad apenas sobreviven con convenios o subvenciones que llegan tarde y mal.


Me despido con nosotros, los medios de comunicación. Quiero mandar un abrazo a todos y cada uno de los periodistas y medios que trabajan a diario informando sobre nuestra ciudad en la prensa local. Son muchos quienes quieren ya no que no informemos, sino que ni tan siquiera existamos.  Seguimos….