martes, 19 de agosto de 2008

PSOE e IU ya han puesto fecha a la revisión del acuerdo de gobierno local




Día 2 de septiembre, 17.00 horas. Ese es el día señalado para la celebración de la primera reunión de la comisión de seguimiento del acuerdo de gobierno local en el Ayuntamiento de Leganés.

Laura Oliva y Raúl Calle, o lo que es lo mismo, PSOE e IU Leganés, se sentarán a revisar un acuerdo que hace más de un año firmó el propio Calle y el actual alcalde, el socialista Rafael Gómez Montoya.
Recordarán que los dos socios de Gobierno en Leganés, establecieron –no sin dificultades- un pacto previo a la moción de censura que arrebató la Alcaldía de Leganés al Partido Popular, por entonces en manos de Guadalupe Bragado.

`La película´ ha cambiado notablemente en los últimos meses, sobre todo en las filas socialistas. Ahora, el nuevo comité local capitaneado por Laura Oliva quiere mover ficha, y rápido. La propia secretaria general pretendía celebrar esta primera toma de contacto antes del periodo vacacional, pero IU abogó por retrasarlo hasta el mes de septiembre.

Será el día 2 de este mes cuando los líderes de ambos partidos pondrán la primera piedra de la citada comisión de seguimiento, un organismo que debe velar por el cumplimiento del compromiso firmado entre PSOE e IU.

La próxima cita que ya quedó escenificada el pasado sábado en el recinto ferial de la localidad. Representantes del comité local del PSOE y del consejo político de IU celebraron una reunión informal donde sentaron las bases de un futuro entendimiento.

La verdadera noticia de todo este asunto está, una vez más, en la actitud que tome el alcalde de Leganés, quien está fuera de los órganos de dirección de su propio partido. Esta situación le deja sin capacidad de decisión en todos aquellos acuerdos que se alcancen el la comisión.

Sin embargo, el propio Gómez Montoya, en una entrevista concedida el pasado mes de julio a EL BUZÓN, señaló sobre este asunto que “estaré en la comisión de seguimiento del acuerdo, por supuesto. Estaré yo y los firmantes del acuerdo”.
Además, Montoya aclaraba que este organismo “en ningún caso retocará el acuerdo. Seré el primero que se oponga”.

El primer edil se ampara en que el pacto alcanzado por PSOE e IU en Leganés está avalado por las direcciones regionales de ambos partidos. Lo que no recuerda Rafa es que su amigo Simancas hace mucho que dejó de liderar el PSM. Por lo que avalar, avalar, no creo que nadie, desde instancias regionales, esté por la labor de echarle un cable.

Sea como fuere, la situación es una buena piedra de toque para calibrar la capacidad de maniobra de unos y otros. Por un lado la del nuevo PSOE leganense, que quiere hacerse fuerte antes del próximo congreso regional a celebrar ese mismo mes.
Por otra parte, nos gustará ver con qué cara acude el alcalde a una reunión (si es que le llaman) en la que no tendrá ni voz ni voto.
Y por último, observar cómo se comporta Izquierda Unida entre la espada y la pared.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues ya me dirás qué posibilidades de seguir en el poder tiene el PSOE para 2011 con la situación creada, jugando a ser oposición al equipo de gobierno. Porque el electorado, cuando deposite la papeleta en 2011, no juzgará el trabajo de Oliva, sino el de Montoya. O dicho de otro modo, el trabajo de Oliva se sumará al de la oposición (PP y ULEG) en contra del PSOE, pues para los votantes el PSOE es Montoya, no Oliva.

Anónimo dijo...

Pues si, así será pero eso no le importa a nadie, estan en su guerra particular, mas indecisa por cierto de lo que dice Gascos.
Gascos, no mates a Rafa antes de tiempo.
Te puedes llevar una sorpresa.

Anónimo dijo...

De la bicefalia existente en el PSOE no se deduce que lo mejor sea apoyar a Montoya, puesto que no facilita otra solución.
Cada vez es más evidente que con Montoya en la alcaldía el PSOE va derecho a la oposición. La única salvación para el PSOE sería nombrar desde ahora otro candidato a la alcaldía, pero como eso no lo admite Montoya, pues se hundirán todos juntos en las próximas elecciones.

Anónimo dijo...

De la reunión entre el PSOE e IU ya podemos conocer su desarrollo, así como sus resultados.

Por I.H. (izquierda hundida) asistirán: los 3 concejales (ya que no se pueden desprender de Alarico), Manoli aunque seguramente a última hora acudirá la PRIMA de Calle (la familia, la familia don Vito) y Rubén para justificar que está para algo además de para ganar dinero y comprarse un nuevo coche.

¿Cuales son los objetivos de IU para esta reunión?

Resolver cuestiones domésticas como nuevos cargos de confianza y contrataciones fijas en empresas como LEGACOM, tienen que resolver los casos de Pablo (el hijo del amigo del padre de Calle), lo de la cuñada de Castejón que quiere un puesto más importante porque el que le buscaron en el ladrillismo no tiene la proyección que ella esperaba, hacer fijo a Rubén posiblemente en LEGACOM para que no sea problema en IU ( así estarán fijos la mujer en EMSULE y este en LEGACOM) y un puesto fijo para Raulete (el que tanto critica a los trabajadores municipales pero que quiere ser como estos, pues que estudie y saque unas oposiciones).

El PSOE pretende pedir explicaciones sobre todos y cada uno de los escándalos que salpican al ayuntamiento y que tienen como protagonistas a los de IU: MALIBÚ, venta de parcelas para viviendas de lujo, lo desastroso en que ha quedado EMSULE, lo que está ocurriendo en la delegación de urbanismo e industrias, lo de la Ermita de la Mora, etc. A esto Castejón sacará a relucir lo del coche y el viaje a Holanda de Montoya.

La reunión comenzará con un ataque de Castejón, un ataque es la mejor defensa, sobre el desequilibrio que hay de cargos de confianza y de contrataciones que es desfavorable para IU.

El PSOE pedirá las explicaciones a los escándalos y pedirá mayor implicación en la gestión como equipo de gobierno.

Alguno de I.H. hará alguna alusión a que está por aprobar las ordenanzas y presupuestos para el año que viene, como intentando meter algo de miedo.

No habrá conclusiones a destacar de la reunión y se presentarán ante los medios como que el pacto va bien, que van a reforzar el trabajo para cumplir su programa (¿Cuál?), que el pacto goza de buena salud y pelillos a la mar. Un poco de crítica al PP y que mala es ESPE.

En concreto las conclusiones irán por: más contrataciones para I.H., más cargos de confianza en los próximos presupuestos, hasta que esto reviente, y hasta dentro de un año.

La nueva secretaria del PSOE se dará por conforme con la celebración de esta reunión y se presentará ante su organización como que es ella la que manda y en el caso de I.H. se presentarán ante los suyos como que han arrancado importantes conquistas (más colocados para seguir en el machito).

¿Para esto hace falta una reunión?

Vecino dijo...

Espero que la nueva dirección del PSOE en Leganés se de cuenta que somos muchos los votantes de izquierdas que estamos con Rafa Montoya y no apoyaremos a quienes protagonizaron tristes acontecimientos como el de la constitución de la actual corporación.
Seria bueno que lo dirigentes socialista en Madrid, alcalde de Parla incluido, se dedicasen a enfrentarse las politicas de Esperanza Aguirre y dejasen de sembrar division en las agrupaciones locales.

Anónimo dijo...

Vecino, ¿crees que se puede apoyar la política de Montoya consistente únicamente en aumentar los cargos de confianza a cambio de asegurarse apoyos en la agrupación frente a Oliva?
Para los vecinos de Leganés es una prioridad acabar con esta clase de políticos, que están dispuestos a gastar el presupuesto municipal en sueldos a cargos de confianza totalmente inútiles, con el fin de asegurarse su continuidad en el cargo. Es decir, que van a asegurarse su futuro personal y lo que menos les importa son los intereses generales de Leganés. Habría que preguntarse cuantas necesidades sociales podrían cubrirse con el dinero que se destina a cargos de confianza, que no tienen otro fin más que aumentar el ejército de estómagos agradecidos que se traducen en votos para Montoya.